domingo, 19 de abril de 2009

Divertimento matemático.





El que persevera no duerme
Cuando veo y doblo un kusudama, mi mente no se queda tranquila, se podría decir que son las piezas que mas me gustan, pero no seria justo, porque en realidad en el origami me gusta todo, todo. Jugando con el módulo de Tomoko Fuse con el que está hecho el kusudama de la publicación anterior, desarrollé anoche, por eso el título, este modulo, y cree este dodecaedro. A mi amiga Giannina que ama los modulares, le encantó y ahora tengo que enviarle el módulo paso por paso por teléfono móvil, ¡que viva la tecnología!
Estoy trabajando en el diagrama y en otras posibilidades con el mismo módulo o con variaciones de este.









1 comentario:

fitziane dijo...

Muerete, igualito a éste polígono era uno con que yo soñaba en el primer año de la carrera, pues se daba contra una red y justo cuando había calculado las fuerzas en la red, algún sádico le daba una patada y el bicho salía volando a caer en otra red.

!Qué tiempos aquellos cuando mis pesadillas eran matemáticas!

(Ahora son todas de que se me olvidan los hijos en alguna parte!!!!)